Publicaciones

Acciones gremiales

Se profundiza la concentración Financiera y prestacional en el sector de salud.
Enfrentarla exige la unión y la fortaleza de todos los actores pequeños y medianos.

Desregulación:
Concentración Financiera y Prestacional
en el Sector de la Salud

Desregulación del Mercado de la Salud y Concentración Financiera Prestacional

El enorme crecimiento de un grupo de financiadores del sector Salud implica la concentración de capital económico y el consecuente desarrollo de oligopsonios, esto es: la concentración de la capacidad de compra en pocas manos.

En estas condiciones de negociación marcadamente asimétrica los financiadores imponen precios, condiciones de pago, calidad y volumen de servicios a brindar.

La concentración financiera y prestacional que hoy revela el sector de la Salud, implica comprender que el mantenimiento de aranceles depreciados es funcional al hecho concentrador.

Las empresas que ofrecen servicios, especialmente las pequeñas y medianas, se ven sometidas a las exigencias que imponen este pequeño grupo de compradores. La disyuntiva que enfrentan entonces es aceptar, reduciendo costos que comprometen condiciones de su plantel laboral, equipamiento, etc., o simplemente cerrar sus puertas.

En el caso de las Empresas de Medicina Prepaga (EMP) de nuestro país, hemos asistido a un intenso proceso de fusiones, absorciones, adquisición de acciones y múltiples acuerdos explícitos o implícitos que han combinado mecanismos de integración horizontal y vertical, cada vez más en menos manos.

Los procesos de “integración vertical” de servicios por parte de las EMP implican el desarrollo de estructuras prestacionales propias, operando sobre poblaciones “cautivas” en términos de la elección de sus prestadores.

Los prestadores Pymes, independientes de estas grandes estructuras, son así desplazados. Consecuentemente se reduce su número. Y se potencia el proceso de concentración. Lejos de la idea de un mercado abierto y competitivo, en condiciones oligopsónicas, las EMP avanzan hacia el monopolio de la oferta de servicios.

Para los usuarios ello significa la pérdida de la capacidad de elección, mayores costos y pérdida de calidad de los servicios. En Salud menor calidad es mayor riesgo.

En cuanto a la noción de “integración horizontal”, esta se manifiesta a través del gran incremento de la porción de mercado alcanzado por las EMP, estrechamente vinculado con las políticas de desregulación aplicadas desde los años noventa. En la práctica: una triangulación de beneficiarios con un grupo de Obras Sociales (OOSS).

Las empresas prestadoras del nivel pequeño y mediano que representa CA.DI.ME., se debaten en un mercado desregulado y monopolizado por los actores del financiamiento y la concentración; quienes además de poner en peligro nuestra continuidad también cercenan la posibilidad de los jóvenes profesionales en constituirse en una nueva Pyme del sector -como fuera en los orígenes de su conformación durante los años 70 – y a los que sólo les espera su proletarización.

Desregulación, concentración financiera y prestacional en el sector salud

Oligopolio en el Sector de la Salud: Concentración Financiera y Prestacional

Avanza la Concentración Financiera y Prestacional en el Sector de la Salud

Concentración del sector sanitario: incremento de fuerzas monopólicas y monopsónicas

¿Por qué impulsar la revalorización del sector de diagnóstico y tratamiento médico?

Compartir en:
×