CA.DI.ME junto a 5 Cámaras más, denunciaron ante el Ministerio de Producción y Trabajo, la gravísima situación del sector

Comunicado oficial del sector prestador de la salud privada

VER PRESENTACIÓN COMPLETA A MINISTERIO DE PRODUCCIÓN Y TRABAJO

VER PRESENTACIONES ANTERIORES

VER COMUNICADO DE PRENSA CONAES Y NOTAS PERIODISTICAS

CA.DI.ME junto a 5 Cámaras más (ADECRA CEDIM – CEPSAL, CONFECLISA, AAEG Y CACEP) , todas signatarias de los Convenios Colectivos de Trabajo 108 y 122/75, denunciaron ante el Ministerio de Producción y Trabajo, la gravísima situación del sector.

A través de esta presentación, se expresó que si “los prestadores médicos entran en crisis, entra en crisis todo el sistema de salud argentino”. “No sólo está en duda el cumplimiento de lo pactado en los convenios colectivos de la actividad sino que será imposible el pago de un bono extraordinario para muchas instituciones”.

Resumen ejecutivo:

  • Los cimientos del sistema de salud argentino son los prestadores médicos privados.
  • Los prestadores médicos privados tienen una inflación de costos que es siempre superior a la inflación general. Esto se explica porque los costos de atención médica en las instituciones privadas de salud se conforman fundamentalmente de recursos humanos (que son de calificación alta y media), insumos médicos (que tienen un alto componente importado) e inversiones (que tienen un alto costo financiero).
  • Cuando nos enfrentamos a presión salarial y devaluación, los prestadores médicos privados entran en crisis, porque tienen los precios cuasi-regulados debido a que las obras sociales y las empresas de medicina prepaga, que son las que compran sus servicios, deciden unilateralmente cuáles serán los ajustes de precios que otorgaran en función de cómo se comporta su propia recaudación.
  • Como agravante, el ciclo de pago de los prestadores médicos es totalmente adverso para entornos inflacionarios: se da la prestación médica un mes determinado, se pagan los salarios y las cargas sociales al mes siguiente, los proveedores a 60 días, pero el cobro por los servicios prestados a obras sociales y empresas de medicina prepaga se efectivizan a los 90 días o más.
  • Con esta cadena de pago tan particular, en alta inflación –como la imperante en la actualidad– los costos crecen con inflación y los ingresos se licúan con ella. Si se le suma las altas de interés que pegan sobre el capital de trabajo la asfixia financiera es casi imposible de sobrellevar, sin entrar en incumplimientos.
  • En suma, si los prestadores médicos entran en crisis, entra en crisis todo el sistema de salud argentino porque aun cuando los recursos tengan origen público o de seguridad social, los que atienden a la gente son los prestadores médicos privados; y los prestadores médicos privados tienen una estructura de costos y ciclo de pago que no tolera situación de devaluación, inflación y altas tasas de interés de manera indefinida.
  • Al momento de cerrar este escrito, se habla de imponer desde las autoridades nacionales el pago de un bono de $5.000 para todos los trabajadores en relación de dependencia del sector privado. Sin desconocer la necesidad de los trabajadores por recomponer algo de lo que la crisis de devaluación e inflación se llevó de sus bolsillos, la realidad de los prestadores médicos privados es que si la situación actual es insostenible y está hasta en duda el cumplimiento de lo pactado en el convenio colectivo de la actividad, el pago del citado bono extraordinario va a ser de imposible cumplimiento para muchas instituciones.
Compartir en:
×