Recomendaciones y Buenas Prácticas posteriores a la pandemia COVID. USO DE MASCARILLAS O BARBIJOS QUIRÚRGICOS DESCARTABLES EN EL ÁMBITO SANITARIO – CA.DI.ME.

Revista Digital CADIME

Recomendaciones y Buenas Prácticas posteriores a la pandemia COVID.
USO DE MASCARILLAS O BARBIJOS QUIRÚRGICOS DESCARTABLES EN EL ÁMBITO SANITARIO

El mantenimiento o no de la obligatoriedad o no del uso de la mascarilla o barbijo quirúrgico descartable en la era post COVID, aporta una serie de ventajas e inconvenientes que promueven la actualización de su uso, según sea la situación de los trabajadores sanitarios, los pacientes o los visitantes que concurren a los establecimientos de atención clínica, fundamentados con los criterios de evidencia científica y factibilidad de cumplimiento.

En base a referencias bibliográficas de actualidad como los documentos “Buenas prácticas para la gestión de medidas de precaución basadas en los mecanismos de trasmisión” (MSAL 2023) y la “Revista Española de Salud Pública” (2024) se pueden promover acciones preventivas ante casos de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) para los profesionales sanitarios, pacientes y visitantes/acompañantes en los distintos centros sanitarios y sus áreas.

Según la “Guía para la vigilancia epidemiológica y recomendaciones para la prevención y control de las infecciones respiratorias agudas. MSAL 2023”, las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) “son aquellas patologías que comprometen parte del tracto respiratorio originadas por diferentes agentes etiológicos (virales, bacterianos) capaces de provocar cuadros clínicos de diversa complejidad como la enfermedad tipo influenza (ETI), bronquiolitis y neumonía, hasta cuadros de mayor gravedad manifestados como infecciones respiratorias agudas graves (IRAG)”.  Las mismas constituyen una importante causa de morbimortalidad afectando fundamentalmente a niñas/os menores de cinco años, personas mayores de 65 años y personas susceptibles con patologías de base (cardiovascular, respiratoria, inmunosupresión, entre otras). 

1) Recomendaciones a profesionales sanitarios

Buenas prácticas:

  • Debe cubrir boca y nariz.
  • Se debe colocar con la técnica indicada. Ver gráfico en Anexo.
  • Son de uso exclusivo, único y descartable.
  • Los barbijos quirúrgicos, según el tipo de acto clínico, se pueden utilizar en combinación con las gafas para proteger boca, nariz y ojos.
  • Asegurar y controlar la certificación del barbijo/mascarilla pertinente para grado médico.

 Se deberían utilizar barbijos quirúrgicos en las siguientes situaciones:

– Ante cualquier atención a pacientes, con o sin sospecha de IRA, siempre que exista riesgo de salpicaduras de sangre o fluidos biológicos. Puede que requiera el uso de protección ocular.

– Ante la atención a pacientes diagnosticados con IRA, se utilizarán las precauciones universales de bioseguridad según el microorganismo.

– Ante la atención a pacientes con sospecha de IRA, en caso de estar a menos de 1,5 metros.

– Frente a paciente diagnosticado con un IRA de alto riesgo individual y comunitario, y durante las maniobras con riesgo de generación de aerosoles (aspiración de secreciones, intubación, administración de nebulizaciones, etc.) Se sustituirá la mascarilla quirúrgica por una mascarilla FFP2 o N95 o FFP3.

– En temporada de pacientes con cuadros gripales, cuando el personal sanitario duda o no ha cumplido con la cobertura inmunitaria por vacunación antigripal.

– Ante trabajadores de salud que no han completado su esquema de vacunación completa frente al SARS CoV-2.

Si el trabajador sanitario tiene síntomas compatibles con una IRA, hasta que sea evaluado su permanencia o no en el establecimiento sanitario, por el servicio de Medicina Preventiva.

Recomendaciones particulares para utilizar barbijo quirúrgico:

 – En caso de ser personal sanitario asistente en las áreas que atienden a pacientes con mayor riesgo de gravedad a una IRA como; Oncología, Hematología, Hospitales de Día, Unidades de Críticos, Unidades de Hospitalización a Domicilio, Cuidados Paliativos, etc. Por extensión, usar en la atención de todo paciente con condiciones de inmunosupresión o considerados vulnerables por otro motivo en cualquier área o unidad.

– En áreas con mayor probabilidad de atender a pacientes con IRA y en caso de no tener inmunización por vacuna, como ser en; Servicios de Urgencias, Atención Primaria, Puntos de Atención Continuada, Pediatría, etc.

– En otros ámbitos que concurra el trabajador de salud, pero sin tener completo el esquema de cobertura por vacunas y que pueda existir riesgo en actividades distintas a la asistencia sanitaria (ej.: reuniones o sesiones multitudinarias),

2) Recomendaciones a pacientes

Es recomendable utilizar barbijo quirúrgico en las siguientes situaciones:

– Pacientes con sospecha o confirmación de una IRA y que se hallan a menos de 1.5 metros de otra persona.

– Pacientes con IRA, considerados de alto riesgo y evolución desfavorable. Por ej. inmunosupresión, edad avanzada, factores de riesgos, embarazo, etc.

– Cuando el paciente esté compartiendo espacios con otros que puedan tener un IRA, como ser en los servicios de Urgencias, Atención Primaria, Pediatría, etc.

3) Recomendaciones a visitantes

Evitar las visitas del familiar o acompañante a las instalaciones del centro sanitario, si hay sospecha o confirmación de una IRA.

Es recomendable utilizar barbijo quirúrgico en las siguientes situaciones:

– En caso que el familiar o acompañante sea la única persona que tiene el paciente y se tiene sospecha o confirmación de una IRA.

– En caso de visitantes/acompañantes de pacientes con alto riesgo y evolución 

 desfavorable al adquirir una IRA.

– En caso de visitantes/acompañantes con alto riesgo de evolución desfavorable si adquiriera una IRA (por inmunosupresión, edad avanzada, factores de riesgos, embarazo, etc.

– En caso de que el visitante/acompañante esté en un área en el que haya mayor probabilidad de presencia de pacientes con IRA, como Servicios de Urgencias, Atención Primaria, PAS, PAC, Pediatría, etc. 

Otras consideraciones

– Las recomendaciones anteriores podrán ser actualizadas según la evolución de la situación epidemiológica de las IRA.

– Cada profesional sanitario que realice atención directa a pacientes deberá disponer de solución alcohólica en formato de bolsillo.

– Se debe facilitar la disponibilidad de mascarillas/barbijos para todos los usuarios: profesionales sanitarios, pacientes y acompañantes/visitantes.

– Es necesario que el personal de los centros sanitarios esté capacitado para poder resolver las dudas o problemas que puedan plantearse sobre la aplicación de medidas a pacientes concretos.

Bibliografía

–  Revista Española de Salud Pública. “Propuesta de posicionamiento sobre las recomendaciones para el uso de mascarillas en los centros sanitarios tras el cese de la obligatoriedad de su uso en España”. Paula Gras Valenti, José Sánchez Payá, Juan Carlos Rodríguez Díaz, Pere Llorens Soriano, Esperanza Merino Lucas, Pablo Chico Sánchez. 1 de febrero, 2024.

https://www.siicsalud.com/covid/noticias.php/1981

– Buenas prácticas para la gestión de medidas de precaución basadas en los mecanismos de trasmisión. MSAL 2023.

https://www.argentina.gob.ar/normativa/395420_res4221-6_pdf/archivo

Las opiniones vertidas en esta publicación son responsabilidad absoluta del/los autor/es o el/los entrevistado/s y no necesariamente reflejan las ideas de CADIME SALUD 

ÁREA TÉCNICA DE CADIME
Director: Dr. Javier Vilosio
Lic. Maria Sol Betelu – Dr. Luis Marcos – Dr. Rolando Morgensterin – Odontólogo Sandro Paganucci – Lic. Miriam Slater

Aportes, opiniones, críticas, sugerencias y elogios se reciben en la dirección especialmente dedicada a lectores: revista@cadime.com.ar

 

Compartir en:
CA.DI.ME.
Open chat
¿Necesita ayuda?
Hola. En qué podemos ayudarlo?
×