ES FUNDAMENTAL TENER CLARO CUÁLES SON LOS VERDADEROS INTERESES QUE DEFIENDE CADA ENTIDAD.

LA FALTA DE AUTENTICIDAD EN LAS REPRESENTACIONES PROVOCA CONSECUENCIAS NEGATIVAS AL CONJUNTO DE LOS PRESTADORES PYMES.

En reiteradas oportunidades nos dirigimos a las empresas prestadores que integran CADIME para invitarlas a reflexionar sobre los distintos aspectos que hacen a la problemática de nuestro subsector de diagnóstico y tratamiento médico ambulatorio. Hoy, una vez más, queremos hacerlo porque consideramos necesario traer claridad ante la avalancha de noticias y comentarios que pueden nublar o camuflar intereses contrapuestos por parte de otras entidades.

Desde hace años, nuestro subsector tiene dos condiciones que lo afectan gravemente y que buscamos revertirlas desde la Cámara a través de distintas acciones: el grave y dilatado retraso arancelario que perciben los pequeños y medianos prestadores privados por parte de los financiadores por los servicios que le prestan y el otro, la situación de desfinanciamiento en que deben desenvolverse. 

Estos temas los vienen utilizando y difundiendo públicamente las empresas de medicina prepaga para reclamar al Gobierno que les autoricen a aumentar aún más sus cuotas ante la suba de los costos. CADIME no está en contra de los aumentos de las cuotas de la medicina prepaga. Pero sí vemos necesario advertir que por un lado están sus reclamos y por el otro los requerimientos de nuestras Pymes asociadas para que les reconozcan su valor arancelario y les trasladen los aumentos.

En este sentido, expresamos la necesaria coherencia para la legitimidad de las entidades que representan a las PYMES de la salud y la acción colectiva como estrategia para lograr los objetivos que demanda el sector. Hay que entender que de un lado están los intereses de los financiadores y del otro los de las Pymes prestadoras de diagnóstico y tratamiento médico. Cuando ambos intereses conviven en una misma entidad empresarial la autenticidad y la legitimidad se diluyen.

Para comprender realmente qué intereses representan las entidades hay que ver quiénes las conforman. Si está constituida solo o en gran parte por un segmento de financiadores, le restaría autenticidad si se muestra como portavoz de todo el conjunto de prestadores, es decir, que incluya a las Pymes de todo el país, cuyos intereses no son los mismos

Por esto señalamos la importancia de que evaluemos si todas las entidades empresarias representan legítimamente los intereses de las PYMES del sector de la salud. La defensa de los intereses sectoriales sólo puede ser posible si la entidad es coherente en su accionar.

Es fundamental que los que integramos el subsector tengamos la suficiente claridad de cómo se mueven y reaccionan quienes representan a los diferentes actores involucrados en la atención de la salud. Cuando sus intereses no corresponden con los objetivos del conjunto que referencian, carecen de la legitimidad que sus asociados deben exigir.  También es de suma relevancia que los funcionarios gubernamentales tengan claro cómo está integrada y qué intereses representa cada entidad para que tomen decisiones que permitan que cada sector alcance la mejor solución a sus reclamos.

Desde su constitución en 1975, CADIME representa legítimamente a sus Pymes asociadas, manteniendo una coherencia y una cadena de acciones sostenidas en el tiempo para defender, reclamar y representar sus intereses. Por eso, de ser necesario ponemos a disposición toda la documentación que acredita nuestra auténtica y legítima representación. Venimos bregando insistentemente para que se pongan en marcha los mecanismos legales vigentes de concertación y se fijen los aranceles mínimos y obligatorios en base a los costos de producción.

Todo lo expuesto es un llamado de alerta y una invitación a reflexionar sobre el cuidado que deben guardar las empresas prestadoras Pymes a la hora de decidir integrar o asociarse a una organización gremial que los represente auténticamente y con legitimidad en los reclamos que formaliza en favor de sus asociados.

 En el contexto actual argentino, es clave que comprendamos que la agremiación empresaria a organizaciones coherentes y legítimas resulta indispensable para instrumentar acciones que en forma conjunta beneficien al sector y trasladen los reclamos de las empresas prestadoras de salud. Agruparse es la única manera de hacer oír las demandas y los intereses de las pequeñas y medianas empresas del sector ambulatorio.

Compartir en:
Open chat
¿Necesita ayuda?
Hola. En qué podemos ayudarlo?
×