CA.DI.ME advierte que el efecto de la depreciación de los aranceles pagados a los prestadores está generando por primera vez en muchos años una disminución efectiva del empleo formal en nuestro sector

En un informe publicado recientemente por el Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA) se muestra una reducción del empleo formal que afecta también a nuestro sector.

Según ese documento el total del empleo privado registrado mostró en Mayo de este año una variación interanual de -2,4% en el total de los aglomerados urbanos, con un mayor descenso interanual en el Gran Buenos Aires (- 2,7%) y algo menor en los aglomerados del interior del país (-1,6%).

Nuestro sector (Servicios sociales y de salud privados) -con 328.400 puestos de trabajo-, registró una reducción interanual de -0,2%, frente al -2,5% que se registró en el conjunto del sector privado.

Esta situación representa un fuerte llamado de atención, ya que en nuestro sector se venía registrando históricamente un constante crecimiento del empleo.

Desde CADIME venimos advirtiendo sobre el progresivo deterioro de la situación de las empresas Pymes de salud, vinculado con diversos condicionantes económicos generales, y específicos del funcionamiento sectorial, y el riesgo que ello conlleva para la salud de los argentinos.

Política fiscal, aranceles, concentración económica, integración de iniciativas públicas y privadas, regulación de la tecnología, etc. son algunos de los aspectos en los que deben desarrollarse ámbitos de concertación y formulación de políticas de Estado en Salud, orientadas a la consolidación de un sistema de salud más integrado, equitativo y de calidad.

Compartir en:
×