Los prestadores ambulatorios son empujados a una situación insostenible: La pandemia agravó la continua depreciación arancelaria, amplió los plazos de cobro y afectó el empleo.

A pesar de ser un sector esencial para la salud y la economía de los argentinos, las positivas medidas de alivio adoptadas por el Gobierno Nacional no llegan adecuadamente,  la fuerte caída de la actividad no se revierte y sus costos necesitan urgente atención.
 
Compartir en:
×